Thursday, February 19, 2009

La Fiebre de Mickie

Hace poco leí un estudio científico sobre la fiebre y el autismo.

Hace dos semanas Mickie estuvo enfermo. Tenia una infección intestinal y durante toda un semana, le dio mucha fiebre.

Por una parte fue preocupante, pero por otra, fue una bendición. Yo se que puede sonar extraño, pero es que cuando Mickie tiene fiebre, parece casi normal.

Son pocas las veces en que me mira a los ojos y si lo hace no me ve, pero durante el tiempo que le dura la fiebre me mira y pareciera que el autismo se hubiera desaparecido. Creo que le sucede a todos los autistas cuando tienen fiebre.

Fue uno de esos momentos en que logro entrar a su mundo cotidianamente impenetrable y casi inalcanzable. Por unos días mi angelito bajo del cielo..........

17 comments:

mi campeona said...

Que tierno tu post. Espero que puedan volever a mirarse con esa magnitu que pudistes apresiar y hablar mirandose sin palabras, y que esto no se con fiebre mediante. Todo es posible, dale tiempo al tiempo y un beso

Isabel said...

Que guapo esta en la foto, y que ojos más bonitos, como deseamos que nos miren continuamente, es una espinita que tenemos clavada, pero poco a poco no la sacaremos, ahí estamos pendiente de ello. Muchos besos

Laura Gòmez Àlvarez said...

Zurama!!
Què dulce!!! La comunicaciòn entre ustedes pasa por otras cosas y se nota!. Besos

~Zurama~ said...

Sucede de vez en cuando sin fiebre, pero nunca como cuando esta enfermo-que ironía.

Yo lo veo lindo cual la mama lechuza. :D, no pero si tiene los ojitos muy lindos mi Mickie. Creo que no hay mirada tan limpia como la de un autista.

Cuando esta de buenas, acerca su cara a la mía y toca su frente con la mía. Es su forma de dar cariño. A ver si un día de estos logro grabarlo.

Laura Gòmez Àlvarez said...

Te dejo premios en el blog de Tomi
Besos

Cuca said...

Zumara, no sé que decir...Bueno sí sé que el amor que le tienes a tu niño se refleja en tus palabras. Un gran beso desde Galicia.
Cuca

~Zurama~ said...

Gracias Laura, por acordarte de mi. Al rato paso y los recojo.
:D

Hola Cuca, gracias por tu visita. Aunque un poquito confundido, Mickie es mi pequeño príncipe. :)

Laura Gòmez Àlvarez said...

Zurama
He visto el video de tu hijo en YOUTUBE, sobre el efecto de la vacuna y llorè a mares!!!. Es tan lindo ese niño!!! Te juro que se me partiò el corazòn. Gracias a Dios que termina tan bien y se lo ve tan feliz!!! Es tan especial la relaciòn que tienen entre los dos!. Ese niño es un sol!!

~Zurama~ said...

Laura aparentemente esta bien, pero la realidad es otra. Por la reacción que tuvo a la vacuna del Sarampión, tiene un problema digestivo crónico, que no le permite nutrir los alimentos por lo cual no engorda. A los 11 años, pesa solo 60 libras. Y los dolores intestinales le causan que se pegue cabezazos contra la pared y el piso-esto es una pesadilla.

La tiroides, no le funciona bien y le esta causando que se le suba el colesterol malo (imaginate, ser un palito chino, de lo flaco y tener alto el colesterol). No puede tomar leche, ni papas, ni azúcar. Y como le gustan los plátanos fritos, como los que comen en Cuba, pero no los puede comer. El día del cumpleaños de mi hermano, que fue el Sábado pasado, se robo algunos, pero al otro día se la estaba sintiendo, pues le espesaron los dolores intestinales.

Como tiene deficiencias IgA, todas las infecciones intestinales que hallan por ay, se le pegan a el-pobresito......

Laura Gòmez Àlvarez said...

Por eso escribì que en una foto uno no se da cuenta de nada. Lo de la tiroides no lo podès tratar? Yo tengo problemas de tiroides pero con medicaciòn està nivelada. Ahora...que se golpee la cabeza... eso sì que Dios quiera se solucionara pronto. Te entiendo, còmo te entiendo cuando hablàs de pesadilla...

~Zurama~ said...

Laura y tu problema con la tiroides es que trabaja lenta o rápida?

Sabes cuando le pregunto a los médicos, me dicen que no tiene cura y que siempre va necesitar tomar medicamentos, para regularla.

Laura Gòmez Àlvarez said...

Es asì Zurama. Cuando la tiroides no funciona bien es de por vida. Tenès que encontrar un buen endocrinòlogo para que lo controle cada seis meses. Con solo un anàlisis de sangre se dan cuenta què tipo de problema tiene y què medicaciòn tiene que tomar. Algunas veces te haràn subir la dosis y otras bajarla porque asì la mantienen nivelada. Yo tengo hipotiroidismo subclìnico. No tengo sìntomas. Me di cuenta porque el colesterol lo tenìa un poco alto y no soy de comer mal. Como mi madre tiene problemas de tiroides (recordà que es hereditario muchas veces o siempre), entonces fue cuando hice el anàlisis. Tambièn te hacen ecografìas para saber si tiene nòdulos. Es importante que lo controles y no te preocupes. Con un buen control y medicaciòn no te trae màs problemas. Entrà aquì http://www.tiroides.net/. No hay otra pàgina con mejor informaciòn.
Besos

GaviotaZalas said...

Eres una madre increible.
Interesante el detalle que con fiebre comunique . Tienes el link del articulo que leistes, Un beso a los dos.

~Zurama~ said...

Laura gracias por el enlace. Es la mejor información que he visto hasta ahora.

Gaviota, no lo guarde, pero lo buscare de nuevo y hasta lo publicare, para que tu y todos lo lean. Es algo increíble, que algo tan preocupante nos permita acercarnos a nuestros niños autistas por un ratito.

Maite said...

Fue una de las cosas que me sorprendió al empezar a buscar información sobre el autismo.
En cuanto encontré un artículo que hablaba sobre la fiebre llamé a mis amigas para contarles que no estaba loca, que cuando les decía que Julen se transformaba en un ángel cuando tenía unas décimas era por algo.
Se dejaba acariciar, sonreía, me miraba... todo cuanto no hacía nunca hasta casi los 2 años de edad cuando estaba bien sano. Llegaba hasta él, como te pasa a ti.
Bendita fiebre... resulta duro decirlo, pero es así... me dejaba disfrutar de mi hijo.

Maite said...

Te dejo aqui el acceso al artículo en el que leí sobre la fiebre

http://hastalalunaidayvuelta.blogspot.com/2008/10/la-fiebre-podra-suavizar-el-autismo-en.html

~Zurama~ said...

Gracias Maite. Es tan increíble como irónico esto de la fiebre y el comportamiento de nuestros niños.